Por: Edwin Vega Espinoza

El semanario católico La Red, llegó este sábado a los reos del Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro, conocido como “La Modelo”, ubicado en el municipio de Tipitapa, en el departamento de Managua.

El semanario fue llevado con amor y cariño por uno de nuestros facilitadores hasta el Sistema Penitenciario Nacional, quien entregó personalmente a los reos la palabra de Dios por medio de este proyecto de evangelización, que cada día llega a manos de más lectores de diferentes localidades dentro y fuera de nuestra tierra de lagos y volcanes.

Reos motivan a seguir con La Red

Mediante un vídeo grabado desde un teléfono móvil, un grupo de reos que aparecen leyendo varios ejemplares de La Red, animan a los integrantes de este maravilloso proyecto de evangelización a continuar llevando la palabra de Dios a todos los hermanos que son indiferentes ante nuestra Santa Iglesia Católica.

Testimonio de los reclusos

Los hermanos privados de libertad aprovecharon el video para compartir un breve testimonio sobre como La Red les ha ayudado a mejorar sus vidas.

“Aquí estamos nosotros los jóvenes, privados de libertad en el sistema penitenciario, instruyéndonos un poco de la palabra de Dios, gracias al semanario católico La Red”, manifiesta uno de los detenidos.

Los reos motivaron a los miembros de La Red a no dejar caer el proyecto. Foto: Cortesía.

“Que Dios bendiga a todas esas personas que hacen posible que hasta nosotros lleguen estos folletos, porque nos da un poco de armonía y comunicación con Dios”, continuó diciendo el hermano privado de libertad.

“Aquí estamos todos, tranquilos y pacientes, esperando buenas noticias”, concluye el recluso que grabó el video.

Los reos del Sistema Penitenciario Nacional recibieron el ejemplar de La Red. Foto: Cortesía / La Red.

“ ¡Gracias a La Red! ”, finalizan diciendo en coro el grupo de privados de libertad que conocieron a Dios por medio de este semanario que se ha comprometido con el creador, para seguir llevando su palabra a los más necesitados de su infinita Misericordia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *