La primera edición de La Red, que circuló a partir de este jueves 28 de marzo, llegó a Manhattan Estados Unidos, según un video enviado al WhatsApp de este semanario. En el video se muestra a un hombre delgado, de unos 40 años, calvo y de lentes que sale sentado en un sitio público con el ejemplar entre sus piernas pasando página por página. Posteriormente el ciudadano afirma ser nicaragüense.

“El jueves pasado fui a visitar a un amigo clérigo en Manhattan y antes de encontrarme con él (sacerdote), entré a un restaurante a tomar unas cervezas. Cinco minutos después miré al frente de mí y en la barra estaba un hombre y entre sus papeles tenía este pequeño instrumento de evangelización (un ejemplar en físico de la primera edición de La Red), me llamó la atención y le pregunté cómo lo había conseguido, que era de mi país”, refiere muy entusiasmado el hermano, quien no se identificó con su nombre

El en el testimonio agrega que quién le donó el periódico lo obtuvo tres días antes, cuando se dirigía al aeropuerto Augusto C. Sandino, una persona se acercó a la ventana del taxi dónde iba y se lo entregó. Él lo metió en su bolso e hizo el viaje y esa misma mañana el hombre lo sacó en el restaurante para ojearlo, le pedí que me lo regalara que yo era de Nicaragua. Después de una ojeada me lo ofreció y ahora está en mis manos”, refiere el nica radicado en Manhattan.

Facilitadores de La Red repartiendo la primera edición del semanario en las paradas de buses. Foto: Edwin Vega Espinoza.

El hombre manifiesta durante el video, que el ejemplar de La Red “es un bello instrumento por el cual yo puse mis oraciones para su salida”.

Agrega que La Red “será un gran instrumento para los alejados y para los que están fuera de la iglesia católica”, destaca el hombre.

Sin duda alguna, La Red pescara a muchos hombres en Manhattan y servirá para llevar la palabra de Dios a quien la necesite.

Facilitadores preparan con anticipación los ejemplares a repartir. Foto: Edwin Vega Espinoza.

Actualmente los facilitadores de La Red reparten todos los jueves a partir de las 6 de la mañana diez mil ejemplares del semanario que poco a poco crece y cala en el corazón de los creyentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *