Ministerio de Música

La liturgia es la acción de Cristo, por medio de la Iglesia, por la que se actualiza el misterio pascual para la salvación y santificación de la humanidad: “Es cumbre a la cual tiende toda la actividad de la Iglesia, y al mismo tiempo, la fuente de donde dimana su fuerza” (Documento del Concilio Vaticano II sobre la Sagrada Liturgia, n° 10).

La liturgia es ante todo obra de Dios, por medio del Espíritu Santo, pero también interviene la acción humana, a través de su participación y servicio. Entre los que se destaca están el ministerio de la música litúrgica.

¿Qué es un ministerio?

Ministerio viene de la palabra latina Ministrare, servir. En éste sentido “ministerio” está directamente reFerido al servicio que se presta. Así, se reconoce que “Ocupan en la acción litúrgica un lugar especial: el Sacerdote y sus ministros, por causa del orden sagrado que han recibido; y, por causa de su ministerio, los ayudantes los lectores, los comentadores y los que forman parte del grupo de cantores” (Musicam Sacram 13). En éste sentido entiéndase servicio cuando se refiere al ministerio de los cantores.

Ministerio de Música

En los principales documentos eclesiásticos (Sacrosanctum Concilium, Musicam Sacram) no hay referencias a ningún “ministerio de música”, en el sentido del grupo Semanario Católico | Pág 5 Autor: Pbro. Horacio Matus que dirige la música en la liturgia. En esos documentos se refiere a los cantores, al coro o la schola cantorum. Cuando aparece la palabra ministerio se asocia al servicio que se presta. Así en la instrucción Musicam Sacram número 23, se establece que los cantores se sitúen en el templo de tal forma que “la realización de su ministerio litúrgico sea más fácil” (Musicam Sacram, 23)

El Ministerio de Música

En ambientes no litúrgicos, tales como asambleas de oración, se utiliza la expresión de “ministerio de Música” para referirse al grupo de músicos y cantores que participan en la animación o en la dirección de la alabanza. Por extensión se ha utilizado el término para reFerirse a los coros que prestan un servicio musical en la liturgia. Sin embargo en el ambiente litúrgico la designación correcta es coro o cantores.

Función

Partiendo del hecho de que música y canto forma parte integral de la liturgia (Sacrosanctum Concilium, 112) la función del coro es la de dirigir y guiar la participación cantada del pueblo. En este sentido la acción litúrgica implica la participación activa de toda la Iglesia, que incluye la de los ministros ordenados y la de los fieles. Cada cual tiene su propio papel. Los fieles hacen su parte mediante la participación consciente y activa de las partes que les toca (Musicam Sacram, 15). Estas partes son entre otras las partes cantadas. De ahí la importancia de la participación del coro: guiar la participación del pueblo. (La música en el culto católico, 36)

En algunas ocasiones canto y música sirven para acompañar las acciones rituales (La música litúrgica hoy, 9) tales como los cantos procesionales: Canto de entrada y comunión o los cantos suplementarios: Canto de ofrendas o presentación de dones (La música en el culto católico, 60-62.70-71). En otras ocasiones el canto es la oración misma o la respuesta de los fieles “La oración cantada es un elemento constituyente del rito” (La música litúrgica hoy, 10) En esta categoría caen directamente las aclamaciones y los cantos del ordinario de la misa (Kyrie, gloria, aleluya, credo, santo y cordero).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *