El Catecismo de la Iglesia Católica en su Primera Parte lo dedica a la profesión de Fe. NOS REGALA una bellísima definición de qué es la Fe:

“La fe es la respuesta del hombre a Dios que se revela y se entrega a él, dando al mismo tiempo una luz sobreabundante al hombre que busca el sentido último de su vida” (CEC n° 26).

A continuación el Catecismo toca un tema muy importante: “El deseo de Dios”. Hay una necesidad natural en todo ser humano de buscar a Dios, esto reafirma que su naturaleza es espiritual. Esta búsqueda se concreta en dos momentos de la existencia del hombre:

En primer lugar el Catecismo señala que el hombre interiormente busca a Dios, el alma que busca a su creador:

“El deseo de Dios está inscrito en el corazón del hombre, porque el hombre ha sido creado por Dios y para Dios; y Dios no cesa de atraer al hombre hacia sí, y sólo en Dios encontrará el hombre la verdad y la dicha que no cesa de buscar” (CEC n° 27).

En segundo lugar el Catecismo dice que esta búsqueda se concretiza en modos de relacionarse con Dios, de ahí surge la religión:

“De múltiples maneras, en su historia, y hasta el día de hoy, los hombres han expresado su búsqueda de Dios por medio de sus creencias y sus comportamientos religiosos (oraciones, sacrificios, cultos, meditaciones, etc.). A pesar de las ambigüedades que pueden entrañar, estas formas de expresión son tan universales que se puede llamar al hombre un ser religioso” (CEC n° 28).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *