Por: Edwin Vega Espinoza

El Cardenal de Nicaragua y Arzobispo de Managua, su Eminencia, Monseñor Leopoldo José Brenes felicitó al semanario católico La Red por dedicar la vigésima cuarta edición del semanario a la XXVIII Jornada Mundial del Enfermo, que se celebra este mes de febrero.

“Quiero agradecerle a todos los jóvenes y a todos los sacerdotes que de una u otra manera están trabajando en esta obra de La Red. Ojalá que este proyecto dure por muchos años”, manifestó la máxima vocación religiosa de Nicaragua durante una entrevista con este semanario.

En esta ocasión, la Pastoral de La Salud, que preside el Padre Horacio Matus, quien también es miembro de la directiva de este maravilloso instrumento de evangelización, fue un apoyo invaluable para llevar en esta edición la Palabra de Dios a los hermanos que están postrados en una cama o que a diario luchan contra las dolencias de los padecimientos que les aquejan.

El señor Arzobispo también aprovechó la oportunidad para motivar a nuestros facilitadores y colaboradores para que esta obra de evangelización “dure por muchos años”, manifestó con una alegre sonrisa, Monseñor Brenes.

A pocos días de que este Proyecto de Evangelización y Formación Católica, cumpla un año de constantes publicaciones, el Cardenal Brenes lamentó que “hay muchas obras y proyectos que comienzan en la iglesia y de pronto van desapareciendo”, por lo que motivó a nuestros bienhechores y feligresía en general a seguir manteniendo vivo este instrumento que transmite la Palabra de Cristo Resucitado.

Nuestro Arzobispo finalizó diciendo que “esa constancia de publicación lleva un mensaje de ánimo y esperanza a los lectores”, refiere.

Si usted desea apoyar a mantener viva este instrumento de evangelización, puede abocarse con a las parroquias Cristo Resucitado, ubicada en las Américas Dos o con los sacerdotes Horacio Matus y Herling Hernández, de la Iglesia Nuestra Señora del Pilar, ubicada en el barrio El Pilar, para hacer su ofrenda y logra que más semanarios en físico lleguen a las manos de nuestros hermanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *